El 100% de los pacientes de cáncer de próstata tratados con radioterapia SBRT no refiere efectos secundarios rectales

Esta técnica reduce además el número de sesiones que se administran con todos los beneficios que ello conlleva

Hace dos años, el servicio de oncología radioterápica del Hospital San Juan de Dios de Córdoba, prestado en colaboración con GenesisCare, puso en marcha una innovadora técnica para tratar a los pacientes de cáncer de próstata con un menor número de sesiones y de efectos secundarios. Desde entonces, el 11 % del total de los pacientes atendidos en el servicio se ha sometido a este tratamiento, conocido como radioterapia esterotáctica corporal (SBRT), con unos resultados muy positivos, tanto a nivel de eficacia, como de toxicidad.

En concreto, la totalidad de los pacientes a los que se le pudo aplicar esta técnica y que ya cuenta con más de un año de seguimiento y control de la enfermedad, no ha presentado ningún reporte de toxicidad rectal clínicamente significativa, es decir, no cuenta con efectos secundarios relevantes en esta zona que es la más afectada en la aplicación de radioterapia en los cánceres de próstata.

Así lo explica el doctor Jon Andreescu, oncólogo radioterápico de GenesisCare en el Hospital San Juan de Dios de Córdoba, que califica estos datos como muy positivos, “la inserción del espaciador rectal permite disminuir enormemente la toxicidad rectal en los tratamientos de radioterapia externa en cáncer de próstata, reduciendo la dosis que llega al recto y disminuyendo los efectos secundarios agudos y crónicos a nivel rectal. También contribuye a la reducción de dosis en la vejiga, lo que disminuye el riesgo de efectos secundarios tardíos a nivel urinario”.

 

Mayor eficacia

La técnica de SBRT permite administrar dosis más potentes de radiación en la diana del tumor, gracias a los sistemas de imagen tridimensional y a las técnicas de localización, lo que hace que se dañe menos tejido sano. Esto posibilita en casos seleccionados de pacientes, considerados de bajo riesgo o riesgo intermedio, reducir la duración del tratamiento de una treintena de sesiones a solo cinco, lo que supone acudir menos al Hospital y poder retomar su actividad cotidiana de inmediato.

Este tratamiento consiste en la inserción de un gel espaciador rectal que se inyecta por el equipo de urólogos del centro de la Orden Hospitalaria, formado por los doctores Carazo y Anglada, y los oncólogos radioterápicos de GenesisCare. Se trata de un procedimiento sencillo, que solo requiere ingreso del paciente en el hospital de día, una vez comprobado que es apto para este tratamiento. En este sentido, la inserción de este gel espaciador permite que se alcancen dosis mayores en la zona a tratar, con una dosis biológica equivalente, mayor que la radioterapia convencional, lo que aumenta la efectividad del tratamiento.

Para el director médico del Hospital San Juan de Dios, Enrique Cantillo, esto supone un importante avance en los tratamientos oncológicos que se ofrecen en el centro y que se caracterizan por un abordaje multidisciplinar y totalmente personalizado al paciente. De hecho, esta técnica se aplica después de evaluar el caso de forma individual, aunque es tolerable por la gran mayoría de pacientes con este tipo de cáncer.

El Hospital San Juan de Dios de Córdoba ofrece un abordaje integral del cáncer que abarca tanto pruebas diagnósticas, como tratamientos de quimioterapia y radioterapia, cirugía, medicina nuclear y un comité de tumores en el que, semanalmente, se estudian los diferentes casos de los pacientes de manera personalizada, lo que permite un enfoque del mismo totalmente individualizado. Es el único centro privado cordobés que cuenta con un servicio de Oncología Radioterápica.