San Juan de Dios pone en marcha una consulta especializada en el diagnóstico y tratamiento de trombofilias durante el embarazo

El objetivo es detectar, diagnosticar y tratar a aquellas pacientes con más riesgo de desarrollar un evento trombótico durante el embarazo.

El Hospital San Juan de Dios de Córdoba ha puesto en marcha una consulta específica para el diagnóstico y seguimiento de pacientes con trombofilias durante el embarazo. Este nuevo servicio surge en coordinación entre el área de hematología y la de ginecología y su objetivo fundamental es identificar, diagnosticar y tratar a aquellas pacientes que presenten alguna alteración hematológica que les predisponga a sufrir tanto eventos trombóticos, durante la gestación y el puerperio, como abortos de repetición

Según explica el doctor José Ramón Molina, hematólogo responsable de la consulta, desde que el área materno infantil se puso en marcha en el Hospital se han tratado con éxito un centenar de casos de estas características. En su opinión, aunque no existe un elevado porcentaje de pacientes que sufran dichas alteraciones, sus consecuencias sí pueden ser muy graves, de ahí la importancia de un seguimiento coordinado y continuo que garantice una gestación segura para la madre y el bebé.

Aún así, apunta Molina, “se espera un incremento de estos episodios en los próximos años, por la aparición de una serie de factores de riesgo que se suman a los cambios que de por sí se producen durante el embarazo y que genera un estado de hipercoagualabilidad transitorio. Entre ellos destacan la edad de la gestante superior a los 35 años; contar con alguna patología cardio-circulatoria previa; las técnicas de reproducción asistida; o las cesáreas y los partos prolongados o instrumentalizados”.


Un protocolo específico y una atención multidisciplinar
Para realizar un mejor seguimiento la consulta cuenta con un protocolo específico en el que se indica cómo actuar ante cualquier sospecha de que una paciente puede tener riesgo elevado de padecer un evento trombótico durante el embarazo y se le pueda realizar un estudio diagnóstico. En este sentido, mujeres de más de 40 años, con obesidad, antecedentes de trombosis en la familia,  abortos de repetición o hayan tomado métodos anticonceptivos deberían someterse a esta evaluación para descartar posibles riesgos. 

En este protocolo se especifica todo lo relativo al seguimiento del embarazo, el manejo del parto y una posible cesárea, así como la profilaxis del momento de dar a luz. 

Además del área de hematología y ginecología, en esta consulta también están implicados otros servicios como los de anestesia, radiología, urgencias y medicina interna, ya que solo una actuación coordinada entre todos ellos, garantiza una respuesta adecuada.

El área materno infantil del Hospital San Juan de Dios de Córdoba es la segunda maternidad de la provincia y la primera a nivel privado. Solo en el primer semestre de 2021 atendió 568 nacimientos, bajo estrictas medidas de seguridad y protocolo anticovid y con acciones de humanización y respeto al parto de cada paciente como el piel con piel en cesáreas; la lactancia materna desde el inicio o unidad de neonatología de puertas abiertas.