Las consultas por gastroenteritis, picaduras de insectos o lesiones en los pies, principales patologías de urgencias durante el verano

Las consultas por gastroenteritis, picaduras de insectos o lesiones en los pies, principales patologías de urgencias durante el verano

Las consultas asociadas a gastroenteritis víricas; picaduras de insectos; urticarias; pequeñas lesiones de pies y manos e insuficiencias cardíacas descompensadas por el calor son las patologías más tratadas en los servicios de Urgencias durante el verano, explica la doctora María del Mar Cobos, facultativa de esta área en el Hospital San Juan de Dios de Córdoba

Según afirma la doctora Cobos estas son las enfermedades propias de la estación estival sobre las que más influencia tienen tanto las altas temperaturas veraniegas, como los hábitos asociados a esta estación, en la que se multiplican los contactos sociales

La mezcla de estos dos aspectos, es, precisamente, la que propicia que durante el verano sean muy frecuentes la proliferación de virus gástricos. “Habitualmente, quienes acuden a consulta con una gastroenteritis lo hace con vómitos, diarrea y fiebre. Suelen ser episodios que remiten en 24 y 48 horas para los que es necesaria mucha hidratación y la aplicación de antieméticos para evitarla”, asegura María del Mar Cobos. 

En lo referente a las picaduras de insectos, las más frecuentes son las de mosquitos y avispas y no tienen porqué estar necesariamente vinculadas a una alergia previa a estos animales, “los pacientes suelen venir cuando la roncha que surge tras la picadura es de mayor tamaño o forma”, añade. Hay ocasiones en que estas ronchas o urticarias son de aparición espontánea y no guardan relación con la picadura de ningún insecto, es entonces, cuando se suele consultar al médico “la exposición al sol y sobre todo en personas con piel sensible al mismo, puede hacer que aparezcan estas erupciones que habitualmente remiten con la administración de algún corticoide”. 

Lesiones de manos y pies, más frecuentes en verano
En el ámbito traumatológico, la doctora Cobos destaca que son las pequeñas lesiones en los dedos de las manos, y sobre todo de los pies, las más frecuentes durante la época estival. 

“Al caminar frecuentemente descalzos, son muchos los pacientes que acuden con pequeñas lesiones al tropezarse con los muebles de la casa o mobiliario exterior. Suelen ser lesiones leves que requieren inmovilización y tratamiento para el dolor, pero no intervención quirúrgica”. 

Por otra parte, las elevadas temperaturas, sobre todo en personas mayores, son las responsables de la descompensación en pacientes que sufren de insuficiencia cardíaca, motivo también muy frecuente en las consultas de urgencias durante la época estival. 

En todos los casos, desde el hospital, además de la consulta con el médico de atención primaria, se cuenta con especialistas en estas áreas que o bien confirman el diagnóstico y tratamiento, o lo refuerzan, en caso de que fuese necesario. En este sentido, la doctora remarca que, al margen de síntomas de alarma propios de una enfermedad grave, se debe acudir al servicio de urgencias “siempre que se sufra un proceso que no se resuelve en 24 horas o para consultar el diagnóstico o tratamiento de una patología, que, aunque frecuente, no se sepa cómo abordarla. Siempre es mejor consultar, que quedarse con la duda”. 

En este sentido, María del Mar Cobos, insiste en recordar la necesidad de mantener las medidas de higiene de manos, distanciamiento social y uso de mascarillas, para evitar el contagio por COVID-19. “Es muy importante también ventilar los espacios con regularidad y permanecer en lugares cerrados, con personas con las que no convivimos habitualmente, el menor tiempo posible”.